Lehendakariaren agurra

Estimado amigo de Aefame,

Acabo de asumir la Presidencia de Aefame después de cuatro años de andadura exitosa liderada por Javier Ormazabal.

Los comienzos nunca son fáciles y la labor realizada en esta primera fase, por Javier, por la junta directiva, por los asociados y por el equipo encabezado por Gaizka, ha hecho posible que nuestra asociación, aun siendo joven, hoy esté consolidada y tenga un futuro prometedor.

Soy un convencido del gran potencial que tiene la empresa familiar, pero para ello es necesario trabajar ciertos temas con tiempo, tanto en el ámbito de la empresa como de la familia. Ese potencial se ve reforzado en Euskadi dada la importante presencia en nuestra sociedad de dos pilares claves como son la empresa y la familia.

Tenemos que lograr, trabajando conjuntamente con otras instituciones, que Euskadi sea un lugar cada vez más propicio para la creación, crecimiento y permanencia de empresas familiares. Alentar en las nuevas generaciones la vocación empresarial. Poner en valor el papel fundamental que tienen en nuestra sociedad las familias empresarias.

En un mundo cada vez más global, debemos ser capaces de generar talento en nuestra tierra, pero también de atraer talento de otros lugares. Condición necesaria para ello será gestionar nuestras empresas familiares con criterios profesionales y meritocráticos, sabiendo que familia y empresa se refuerzan ocupando cada cual el lugar que le corresponde.

Pienso que en la gestión de las empresas familiares hay pocas reglas de aplicación general. Cada familia ha sido educada con unos valores, tradiciones y sentimientos diferentes; por eso AEFAME debe ser también, un lugar de puesta en común de experiencias que faciliten, a cada uno de los asociados, buscar los mecanismos de gobernanza que mejor se adapten a su empresa familiar.

Como hasta hoy, colaboraremos de forma leal con la administración y con otras instituciones públicas y privadas.

Para terminar, seguiremos dando un especial apoyo a nuestro grupo Kimua y a todas las actividades que puedan ayudar en la formación y cohesión de los más jóvenes. Nuestras empresas familiares tendrán una continuidad, y crecimiento, en la medida en que seamos capaces de transmitirles que la formación, los valores y la cultura del esfuerzo, también en la era de la digitalización y del internet de las cosas, seguirán siendo aspectos claves para el éxito.

Espero contar contigo en el desarrollo de este proyecto, que es el proyecto de todos.

Andrés Sendagorta

Presidente de AEFAME

Nuevo Presidente